Vacaciones en Gales

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ir abajo

Vacaciones en Gales

Mensaje  Karenciita el Lun Feb 28, 2011 5:28 am

Capítulo 1

Sam no podía creerlo. Aquello realmente le parecía un sueño. Después de muchos años de arduo trabajo, Samanta Monroy se había graduado en Bellas Artes, después de haber estudiado Fotografía, a la edad de 28 años. Ahora, por primera vez desde hacía mucho tiempo se sentía completamente libre, sin nada que la atase. Había decidido pasar el verano de su vida. Tan solo una semana después de la ceremonia de graduación Sam terminaba de hacer las maletas para irse al Reino Unido, donde planeaba pasar unas vacaciones de miedo en compañía de Sarah, su mejor amiga.
Sarah y Sam se había conocido años atrás, en el instituto, durante un viaje de intercambio. Después de aquel intercambio las dos chicas había mantenido el contacto, hasta el punto de ser inseparables. Aquella misma semana Sam había llamado a Sarah para avisarla de que iba a Inglaterra a pasar el verano con ella.
<<¿En serio? No puedo creerlo Sam, ¡todo el verano juntas!>> había dicho Sarah <<Había alquilado una casita rural en el suroeste de Gales para el primer mes de verano, ¡no tenía ni idea de que vendrías! Supongo que no pasará nada si le digo al dueño que al final no voy a quedarme allí>>
Después de una larga discusión Sam convenció a Sarah de que lo pasarían mucho mejor si iban juntas a Gales. Esa misma semana Sam cogió un vuelo a Londres, donde Sarah la esperaba con impaciencia. Pasaron un par de días en casa de Sarah, a las afueras de Londres y después marcharon a la pequeña casa rural en Gales. Para Sam fue apasionante. Había estado muchas veces en Inglaterra, pero por motivos de tiempo nunca había podido ver demasiado del Reino Unido. Había visto algo de Escocia pero jamás había estado en Gales. Para ella era algo completamente nuevo. Disfrutó cada segundo con el paisaje, con todas aquellas cosas nuevas que veía. Sarah se reía de ella.
- Pareces una niña pequeña con un juguete nuevo, Sam- rió Sarah mientras conducía por la autopista.
- Sarah, es maravilloso. Que bello es todo... No puedo evitar sentir emoción- respondió Sam con una sonrisa- Y el hecho de que estemos juntas hace que todo sea aún más emocionante. ¿Qué nos deparará este verano?
-Baja de las nubes, cariño.-decía Sarah. Sam era una chica sumamente soñadora. Era... una bohemia. Terriblemente melancólica o eufórica. Era una artista, y como buena artista vivía y sentía cada instante con más intensidad que el resto de los mortales. Para ella cualquier emoción despertaba una obra de arte. Su mayor pasión, escribir. Adoraba inventar personajes, hacerles vivir historias imposibles y dibujar cada escena de esa historia dramática, apasionada y desgarradora que había escrito. Sin embargo el sueño de Sam era dar vida a esas historias que escribía. Aún no estaba segura de cómo, pero quería que sus historias casi rozaran la realidad. Cada paisaje, cada vista la convertía en el escenario de un melodrama. Y Sarah debía reconocer que eso era lo que más le gustaba de Sam. Junto a ella nada era aburrido, con su imaginación lograba hacer de algo simple algo extraordinario. Era por eso que estaba segura de que aquel verano sería inolvidable para las dos.

Cuando llegaron a la casa ya era de noche. Sarah y Sam deshicieron sus maletas, colocando cada cosa en su sitio. A fin de cuentas iban a quedarse allí durante un mes entero. Sarah, sacó de la maleta la comida que habían llevado para aquella noche, la colocó en la alacena y comenzó a preparar algo de cena. Mientras Sam terminada de ordenar el equipaje. Cuando terminó sacó su cuaderno de bocetos y comenzó a dibujar. Al principio con trazos más suaves y largos y conforme iba avanzando más cortos e intensos. Así lograba crear algo así como un mundo paralelo, en la que ella decidía cómo debían ser las cosas y que en ocasiones parecía tan real como el nuestro.
- ¿Qué dibujas esta vez, Sam?- Sarah se acercó a la cama, donde Sam se encontraba dibujando. Siempre le intrigaba qué era lo que pasaba en aquel momento por la cabeza de su amiga.
- Esta casa... es tan... mágica ¿no te parece?- respondió Sam con entusiasmo- No quiero olvidarla nunca. Además, nunca sé cuándo podré necesitar este dibujo- Sam guiñó un ojo a su amiga.
- Que envida me das, Sam. Ojalá yo pudiera ver el mundo como lo ves tu. Ves magia en todas partes.
- No es difícil. Lo único que tienes que hacer es ver las cosas con esto -dijo tocando con un dedo el pecho de su amiga-, en lugar de pensar tanto con la cabeza.
- Es posible. En fin... Sam, la cena está lista. No creo que quieras comértela fría.

Se fueron a la cama charlando de sus cosas, haciendo planes para el futuro, intentando imaginar que les depararía aquel verano. Había sido un día agotador, por lo que casi sin darse cuenta se quedaron dormidas.

A la mañana siguiente Sam decidió dar un paseo hasta el pueblo más próximo. Tenía ganas de andar y explorar un poco la zona. Sarah estaba demasiado cansada como para levantarse, por lo que se quedó en la cama durmiendo. Hacía un día realmente bonito. El campo verde, el olor de la hierba aún mojada, las flores... A Sam le parecía estar en un paraíso. Caminaba por una pequeña carretera que llegaba hasta el pueblecito. Había llevado consigo su mochila con su cuaderno de dibujos y la última historia que estaba escribiendo. Su intención era encontrar un lugar donde poder terminar con aquella historia a la que aún no conseguía ponerle un fin.

Sam iba caminando por aquella carretera desierta, ensimismada en sus pensamientos de tal modo que no vio venir un Mercedes-Benz deportivo que iba hacia ella a toda velocidad. Al ver a la joven el conductor frenó en seco, pero aún así no evitó que la carrocería del flamante coche golpeara a Sam haciendo que esta cayera al suelo dislocándose el hombro.

Nota de la Autora: Espero que os guste Smile


Última edición por Karenciita el Sáb Mar 19, 2011 9:31 pm, editado 1 vez
avatar
Karenciita
Bale_fan
Bale_fan

Cantidad de envíos : 22
Fecha de inscripción : 28/02/2011

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 2

Mensaje  Karenciita el Lun Feb 28, 2011 7:43 am

Sam cayó al suelo apoyando todo el peso de su cuerpo contra su hombro. La chica gritó de dolor. El conductor salió del coche rápidamente, echándose las manos a la cabeza. Intentó ayudarla, pero la joven solo gritaba y se agarraba el hombro. Las lágrimas fluían por sus mejillas. Sam sentía como si le hubiesen atravesado el hombro con un puñal. El dolor le impedía respirar. Poco a poco todo se fue nublando a su alrededor. Dejó de oír los lamentos del pobre hombre, que intentaba ayudarla mientras repetía una y otra vez <<Dios mío... qué he hecho...>>. Todo desapareció incluso el dolor.

Sam despertó en el Hospital. Estaba acostada sobre una cama con sábanas blancas. Tenía el hombro vendado y un armazón que le impedía moverlo. No sabía cuánto tiempo había estado inconsciente. Ni siquiera sabía que había pasado. Todo fue tan rápido... Solo recordaba el ruido de unos neumáticos derrapando en el asfalto, un golpe y un dolor intenso en el hombro. No recordaba cómo había llegado hasta allí, ni quién la había traído. Llevaba puesto un camisón del Hospital, por lo que dedujo que llevaba allí bastante tiempo. Miró a su alrededor, no había médicos en la habitación. Cerca de su cama había un sofá en el que estaba acostado un hombre. No podía verle el rostro, pero Sam estaba segura de que no le conocía. ¿Quién sería aquel extraño que estaba durmiendo junto a su cama? El extraño comenzó a moverse en el sofá, parecía que se estaba despertando. Bostezó y entreabrió los ojos y miró hacia la cama en la que se encontraba Sam. Al verla despierta se incorporó rápidamente y se acercó a ella.
- ¡Estás consciente! Dios mio... ¿cómo estas?- preguntó preocupado. Su rostro le era familiar, aunque no conseguía ubicarlo a una persona en concreto. Era un hombre joven y treméndamente guapo. Tenía el cabello de color castaño y bastante alborotado. Dedujo que se debía a que había estado durmiendo en el sofá. Sus ojos eran de color verde y su sonrisa... Sam había visto aquella sonrisa en alguna parte.
- ¿Qué...qué ha pasado?- preguntó Sam algo desconcertada.
- Casi paso por encima tuyo con mi coche... No sabes cuánto lo lamento...- se disculpó.
-¿Cuánto tiempo llevo aquí?
- Un par de días. Te traje en mi coche, estabas inconsciente. Te habías dislocado el hombro. Han tenido que operarte y ponerte unas agujas de metal para poner el hombro en su sitio. Lo siento tanto... No se en qué estaba pensando.- se sentía realmente mal.
- No te preocupes, no ha sido más que un accidente, podía haberle pasado a cualquiera. Por cierto, ¿quién eres?- preguntó la chica con curiosidad.
- Oh, lo siento no he me presentado me llamo Christian. Y tu eres Sam, ¿no?- preguntó Christian. Sam asintió- Encantado de conocerte Sam, aunque sinceramente, me habría gustado conocerte en otras circunstancias. Por cierto, ¿de dónde eres?
- Soy española. Estoy aquí veraneando con... ¡Dios mío, Sarah!¡Ella no sabe dónde estoy! Debe estar preocupadísima.- Sam intentó incorporarse pero un fuerte dolor en el hombro la obligó a tumbarse de nuevo.
- Hey, tranquilízate. Vas a hacerte daño. Sarah ya sabe que estás aquí. Al ver que tardabas mucho se preocupó y llamó a la policía y a los hospitales. Ha estado aquí hasta hace un par de horas. Le dije que se marchara y que descansara, que ya me quedaba yo contigo.- Christian tocó suavemente la cabeza de Sam para tranquilizarla.
- Muchísimas gracias Christian... Menudas vacaciones...- se quejó Sam.
- Si... siento ser el causante. Bueno... así que española. Hablas muy bien el inglés.- admiró Christian.
- Llevo muchos años pasando aquí los veranos. Quiera que no algo se va aprendiendo...- respondió Sam intentando ser simpática con aquel hombre que a pesar de todo se estaba portando tan bien con ella.
- Bueno Sam... ¿y qué haces en la vida? A parte de dejarte atropellar por estúpidos británicos- preguntó divertido.
- Pues acabo de licenciarme en Bellas Artes. Y bueno... lo que más me gusta en el mundo es escribir historias y crear mis propios mundos. Me encanta imaginar personajes, hacerlos a mi gusto... Mi amiga Sarah dice que estoy medio loca. Mi mayor sueño sería poder darles vida a esas historias que tengo en mi cabeza.
- Vaya, que interesante.- Christian sonrió a Sam.
- Mmmm, tu cara me es familiar... pero no se...- Sam se mordió labio inferior, pensativa. Esa sonrisa... ¿dónde la había visto antes? Con una de sus manos tapó el rostro de Christian dejando descubierta únicamente su boca.- ¡Ya se quién eres!
- Mucho tardabas en averiguarlo...
- ¡Eres Batman! Jaja- Sam sonrió triunfante- Espera, no digas nada. Tu apellido era.... Ba.., Bave... no, no... era... ¡Bale! Eso es. Christian Bale.
- Jaja, si. Ese soy yo. El idiota que te atropelló hace dos días.- Christian sonrió. Había que reconocer que la chica era preciosa. Tenía el cabello rizado de un caoba rojizo que hacía resaltar sus ojos de color aceituna.Sus mejillas y sus labios eran rosa pálido.
El médico entró en la habitación mientras Christian y Sam hablaban.

-Veamos como va ese hombro...- el médico se acercó a Sam y le quitó las vendas el hombro. Miró tres pequeñísimas heridas que había en su hombro. El médico movió lentamente el brazo de Sam.- ¿Te duele?
- Un poco, señor.- admitió Sam.
- No te preocupes, esto desaparecerá con algo de rehabilitación. Yo diría que en un par de días podrás volver a casa. Solo tienes que tener cuidado al mover ese hombro. Vendré dentro de un par de horas a traerte unos analgésicos.
- Muchas gracias, doctor- agradeció Christian.
- Como siempre, es un placer, señor Bale.- respondió el doctor al marcharse.
- Por cierto... ahora que sé quién eres... ¿cómo te llamo?- preguntó Sam al famoso actor que había tenido la amabilidad de atropellarla- ¿Mr. Bale?
- Oh.. vamos... llámame Christian.- Christian le sonrió.
- Dios mío... esto parece de película. Me ha atropellado un famoso actor de Hollywood, estoy con él en un hospital del lujo.. jaja, a quién se lo cuente no lo creerá.
- Bueno... los actores de Hollywood también atropellamos sin querer a mujeres como tú. Son cosas que pasan.

Christian se quedó allí de nuevo toda la noche. Sam estaba realmente sorprendida por lo atento que estaba siendo con ella. Aunque claro... el pobre aún se sentía culpable.
avatar
Karenciita
Bale_fan
Bale_fan

Cantidad de envíos : 22
Fecha de inscripción : 28/02/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Vacaciones en Gales

Mensaje  Claudia el Lun Feb 28, 2011 6:40 pm

Hola Karenciita!!!!

Siempre es un gusto enorme tener nuevas baleladies

Disculpa que no te haya dado la bienvenida antes, pero como ya ves, andamos como locas por el triunfo de Christian (alias el adorado). En la nochecita me daré tiempo para leer tu historia.

Sería lindo que pases al post de las presentaciones y nos comentes sobre ti y cómo es que llegaste hasta este tan querido lugar.

Te mando un abrazo enorme y gracias por tu aportación.

Un beso abracito

_________________


The duke & duchess Bale
avatar
Claudia
Admin
Admin

Signo chino : Cabra
Cantidad de envíos : 2639
Fecha de inscripción : 28/07/2008
Edad : 51
Localización : Mexico

Volver arriba Ir abajo

Re: Vacaciones en Gales

Mensaje  eva el Lun Feb 28, 2011 8:26 pm

Vaya, vaya, otra soñadora escritora por aquí. th_emo3 th_emo3
Bien, ahora que Ceres nos finiquitó la suya, esperamos que Karen nos tenga en ascuas un tiempito.
Buen comienzo, esperemos acontecimientos, pero mucho me temo, que en esta nueva historia, nuevamente, le van a crecer adornos a nuestra "querida" Morti, Sibi, así es como la llamamos por aquí. Creo que no necesito decir porqué. feliz_rana1 feliz_rana1

_________________
[/img]
avatar
eva
Admin
Admin

Signo chino : Caballo
Cantidad de envíos : 2764
Fecha de inscripción : 11/12/2008
Edad : 51
Localización : Madrid (España)

Volver arriba Ir abajo

Re: Vacaciones en Gales

Mensaje  Claudia el Mar Mar 01, 2011 7:11 am

Ufff si para conocer a Christian, tuviera que atropellarme, pos que me atropelle!!!! Razz Razz Razz Razz

Que lindo comienza tu historia nena...esperamos el siguiente capitulo Wink

_________________


The duke & duchess Bale
avatar
Claudia
Admin
Admin

Signo chino : Cabra
Cantidad de envíos : 2639
Fecha de inscripción : 28/07/2008
Edad : 51
Localización : Mexico

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 3

Mensaje  Karenciita el Mar Mar 01, 2011 7:15 pm

-¿Aún te duele mucho el hombro, Sam?- preguntó Sarah a su amiga al verla poner una mueca de dolor.
- No tanto, es... como una contractura, pero en el hombro. Molesta, pero cada vez menos-
- ¿Qué buscas?- preguntó Sarah al ver a Sam revolviendo sus cosas.
- ¿Has visto mi bandolera? La que llevaba el día que Christian me atropelló- Sam recordaba haberla visto en el hospital, pero después de eso no tenía ni idea de dónde estaba- No puedo haberla perdido...-se lamentaba Sam- Ahí estaba todo... mi historia, mis dibujos... todo.
- Seguramente la dejaste en algún sitio cuando llegaste a casa Sam, no te preocupes, seguro que la encontramos. Por cierto... aún no me puedo creer lo que no ha pasado...¡Christian Bale te atropelló! ¡Dios mío! ¡Christian Bale! Cuando llegué al hospital y lo vi apoyado contra tu cama no podía creerlo. ¡Pensé que estaba alucinando! No me puedo creer que no lo reconocieras en cuanto lo viste.
- Pues si te digo la verdad...no. Recuerdo que su cara me era muy familiar, y que esa sonrisa la había visto yo en otra parte. Hasta que no le tapé la mitad de la cara no caí en quién era, y después no me salía su apellido... Así que imagínate el ridículo que tuve que hacer.
- Yo lo único que sé, Sam, es que fue muy bueno contigo. Se quedó todo el tiempo contigo. El pobrecillo se sentía culpable. ¡Es que no me lo puedo creer! Además de ser un bombonazo es súper atento. Es increíble...
- Si, la verdad es que me trató súper bien... Cuando me dolía mucho el hombro se quedaba hablando conmigo para distraerme y que no me doliera... Un cielo de persona.- Sam estaba realmente agradecida por la atención de Christian. Podía haberse limitado a pagar una suma de dinero para cubrir los daños, no le habría costado nada. A fin de cuenta era un multimillonario famoso. Y sin embargo no se separó de ella hasta estar completamente seguro de que estaba bien.

Había pasado ya una semana y media desde de Sam salió del Hospital. Sarah y ella lo habían pasado en grande. Habían visto lugares nuevos, habían conocido a gente nueva. Por las noche Sarah y Sam habían estado frecuentando varios locales de la zona. Aquella noche había una fiesta en un pub llamado "The Red Lion". Sarah y Sam intentaban decidir qué ponerse para la fiesta.
- Mira Sam- dijo Sarah enseñándole un vestido rojo hasta las rodillas. Era muy bonito, elegante y sexy sin llegar a ser exagerado.- ¿Cuál crees que me quedará mejor? ¿Este rojo o el azul?- El azul era mucho más brillante, pero igual quedaba bonito.
- Me gusta el rojo- contestó Sam mientras sacaba su vestido para la noche. Era de un tono gris azulado, con unas finas tirantas y un precioso lazo en la cintura.

Sam y Sarah terminaron de arreglarse. Tenían ganas de divertirse aquella noche. Estaban terminando de ordenarlo todo cuando alguien llamó a la puerta.
-¡Yo bajo, Sarah! Termina de coger tus cosas- gritó Sam desde las escaleras. ¿Quién podía ser a aquella hora? Sam se acomodó el pelo sobre los hombros antes de abrir la puerta.
Al abrir la puerta encontró a un hombre vestido con un polo violeta, una chaqueta marrón y un pantalón oscuro. Tenía el pelo alborotado, había llegado en una enorme moto roja.
- Christian..¿qué tal?-preguntó Sam al hombre que se apoyaba en el marco de la puerta- ¿Qué haces aquí?
- Me ha costado mucho encontrarte. Tenía que devolverte esto -respondió Christian tendiéndole una mochila bandolera de color marrón- Se te cayó cuando te subí a mi coche para llevarte al hospital.
-¡Gracias! Creía que la había perdido -Sam sonrió a Christian. Qué sensación tan extraña... cuando estaba con Christian tenía la sensación de estar viviendo una película. A veces le parecía estar hablando con Bruce Wayne, un multimillonario y héroe enmascarado a la vez.-Por favor, pasa. ¿Quieres tomar algo?
- Un poco de agua, por favor- dijo mientras entraba en el salón de la casa- ¡Que casita tan bonita!
- Sarah la encontró y la alquiló para pasar aquí las vacaciones. La verdad es que están siendo fantásticas.- Sam puso sobre la mesa una jarra con agua y sirvió un vaso para Christian. Se sentó junto a él en el sofá.
- Por cierto, Sam... estás preciosa- admiró el actor mirándola de arriba a abajo- ¿Vais a salir?
-¡Gracias!Hay una fiesta en un pub cercano esta noche. Sarah y yo pensábamos pasarnos por allí un rato.
- Oye...Sam. Quería hablar contigo sobre algo- Christian parecía algo preocupado- No quiero que te molestes, no lo hice con mala intención- Sam no sabía de qué hablaba, ¿qué había hecho para que ella pudiera molestarse?- Verás... tu mochila se quedó en mi coche. Yo no sabía qué era, así que miré dentro y encontré tus papeles. Sam, he visto tus dibujos y he leído tu historia...
-¿Qué?- Sam miró muy seria a Christian y súbitamente comenzó a reír.
-¿Qué pasa? No sabía si querías que alguien lo viera...-explicó Christian
- ¿Cómo va a importarme que hayas mirado una estúpida historia? No me molesta en absoluto. ¡Qué correcto eres! No tienes que disculparte. Lo que no sé es cómo has tenido valor para leer semejante tostón.
- Pues precisamente de eso quiero hablarte.-Christian se puso un poco más serio- Tu historia es... ¡increíble! Sam, tienes una imaginación prodigiosa. He leído tu historia cuatro veces seguidas. ¡Los diálogos son fantásticos! Son ingeniosos, divertidos, sugerentes... Y tus dibujos...¿cómo puedes crear personajes tan buenos? Y después pensando caí en lo que dijiste en el hospital.
-¿Qué te dije?- preguntó Sam.
-Me contaste que de alguna forma querías dar vida a tus historias, que otros pudieran ver esas historias como tú los veías. Sam, no se si me estás entendiendo...¡Serías una increíble directora de cine!- Christian estaba emocionado. Le entusiasmaba la idea de haber descubierto un diamante en bruto.
- Christian... agradezco que hayas leído mi historia y todas esas cosas que he acabas de decir- contestó Sam- pero Christian...¡es imposible! Me encantaría serlo, pero ¿y a quién no? Es imposible. Para eso hace falta muchísimo dinero, influencias... a demás del talento. No es posible.

Ahora fué Christian quién rió con ganas. Miró a Sam con cierta ternura.
-Sam, ¿no crees que quizás el destino quería que me topara contigo?- dijo Christian- No creo que las cosas pase por casualidad. He descubierto un diamante en bruto. Sería muy egoísta guardar ese talento ¿no es cierto?- sonrió- Tienes un talento innato, lo sé. Y yo tengo lo que te hace falta: dinero e influencias.
- Christian... no... Yo no podría. ¿Por qué haces esto?
- Porque hace mucho tiempo, alguien hizo esto mismo conmigo.- Christian sonrió a Sam.- Y porque me gustaría algún día ser uno de tus personajes. Me gusta el protagonista de esta que estás escribiendo. Estoy ansioso por leer el final.

Nota de la autora: Muchas gracias por leer mi historia. Espero que os guste y que no os decepcione. Very Happy
avatar
Karenciita
Bale_fan
Bale_fan

Cantidad de envíos : 22
Fecha de inscripción : 28/02/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Vacaciones en Gales

Mensaje  Claudia el Miér Mar 02, 2011 6:20 am

Hayyy seria padre que Christian leyera alguna de estas historias y quisera llevarla al cine Very Happy

_________________


The duke & duchess Bale
avatar
Claudia
Admin
Admin

Signo chino : Cabra
Cantidad de envíos : 2639
Fecha de inscripción : 28/07/2008
Edad : 51
Localización : Mexico

Volver arriba Ir abajo

Re: Vacaciones en Gales

Mensaje  Maddie el Miér Mar 02, 2011 10:33 pm

Estupenda historia, Karen. Ánimos y a seguir desarrollándola Very Happy

avatar
Maddie
Psycho_fan
Psycho_fan

Signo chino : Búfalo
Cantidad de envíos : 152
Fecha de inscripción : 18/01/2011
Edad : 45
Localización : Barcelona, España

Volver arriba Ir abajo

Re: Vacaciones en Gales

Mensaje  eva el Miér Mar 02, 2011 11:58 pm

Mucho me temo, Clau, que la mia no la iba a llevar a ninguna parte. th_risa223 th_risa223 th_risa223 th_risa223 th_risa223 th_risa223 th_risa223 th_risa223 th_risa223 th_risa223 th_risa223 th_risa223 th_risa223
Karen, bien, todo marcha sobre ruedas. Estamos ansiosas por leer el siguiente capitulo.

_________________
[/img]
avatar
eva
Admin
Admin

Signo chino : Caballo
Cantidad de envíos : 2764
Fecha de inscripción : 11/12/2008
Edad : 51
Localización : Madrid (España)

Volver arriba Ir abajo

Re: Vacaciones en Gales

Mensaje  Claudia el Jue Mar 03, 2011 5:25 am

eva escribió:Mucho me temo, Clau, que la mia no la iba a llevar a ninguna parte.

Quien sabe Eva...muchas veces la realidad puede ser mas extraña que la ficción Wink

_________________


The duke & duchess Bale
avatar
Claudia
Admin
Admin

Signo chino : Cabra
Cantidad de envíos : 2639
Fecha de inscripción : 28/07/2008
Edad : 51
Localización : Mexico

Volver arriba Ir abajo

Volveré...

Mensaje  Karenciita el Lun Mar 07, 2011 6:13 pm

Chicas, no abandono la historia eh?? es que estoy de exámenes y ando un poco justa de tiempo, pero no os preocupéis que en cuanto tenga un huequito me pongo con el proximo capítulo. Besos a todas Very Happy
avatar
Karenciita
Bale_fan
Bale_fan

Cantidad de envíos : 22
Fecha de inscripción : 28/02/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Vacaciones en Gales

Mensaje  Claudia el Lun Mar 07, 2011 10:35 pm

No te preocupes Karen, aqui estarémos esperándote Wink Wink

_________________


The duke & duchess Bale
avatar
Claudia
Admin
Admin

Signo chino : Cabra
Cantidad de envíos : 2639
Fecha de inscripción : 28/07/2008
Edad : 51
Localización : Mexico

Volver arriba Ir abajo

Re: Vacaciones en Gales

Mensaje  eva el Lun Mar 07, 2011 11:40 pm

Lo primero son los estudios Karen, tranquila. Nosotras somos muy pacientes.
suerte suerte suerte

_________________
[/img]
avatar
eva
Admin
Admin

Signo chino : Caballo
Cantidad de envíos : 2764
Fecha de inscripción : 11/12/2008
Edad : 51
Localización : Madrid (España)

Volver arriba Ir abajo

Re: Vacaciones en Gales

Mensaje  Maddie el Mar Mar 08, 2011 9:17 pm

Y tanto, Karen, a veces hay que anteponer el trabajo al placer jejejeje... estamos deseando leer más pero tú a lo tuyo y cuando puedas Wink
avatar
Maddie
Psycho_fan
Psycho_fan

Signo chino : Búfalo
Cantidad de envíos : 152
Fecha de inscripción : 18/01/2011
Edad : 45
Localización : Barcelona, España

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 4

Mensaje  Karenciita el Sáb Mar 19, 2011 9:28 pm

-De verdad Sam... es que no puedo creerlo. ¿Cómo es posible que toda la suerte del mundo se haya concentrado en ti?.- Sarah aún no daba una explicación al hecho de que Christian Bale, un famoso actor, guapísimo, riquísimo y todos los "ísimos", estuviera tan interesado en su amiga, una chica normal y corriente, y que no tenía mucho más que su soñadora imaginación.
- No lo sé, pero me da miedo Sarah. Me parece demasiado bonito y demasiado perfecto.- Sam ordenaba sus cosas en la habitación mientras conversaba con su amiga.
- Anda ya, no seas tonta. ¿Cuándo volveréis a veros?
- Hemos quedado esta noche para cenar. Dice que tiene cosas que enseñarme y que proponerme. Sarah... ¿y si yo no estoy hecha para ese mundo? ¿Y si no les gusto?- Sam estaba preocupada. Nunca había pensado en que su vida pudiera cambiar de esa forma. Por otro lado también le daba miedo que aquello fuera un sueño, y que como todo sueño terminara. ¿Y si no encajaba en ese mundo de estrellas? ¿Y si al final no valía para aquello? La decepción sería terrible...
- Anda ya, tonta. ¿Cómo no vas a gustarles? Cariño, mírate. Eres guapa, lista, divertida, tienes talento... Sabrás hacerlo de maravilla. No habrá decepción. Cariño, es el sueño de tu vida, querías dar vida a tus historias, querías compartirlas con otras... ahora podrás hacerlo.
- Pero Sarah... ¿Y si no sé hacerlo? No sé quizás sea una tontería, pero estoy emocionada y asustada al mismo tiempo.-admitió Sam.
- Es normal, Sam. Pero no dejes que ese miedo te detenga.- Sarah abrazó a su amiga.- Por cierto, Sam... No puedo creer que aún no hayas dicho nada sobre Christian.
-¿Nada? ¿A qué te refieres?
-Aún no te he oído nunca hablar de lo treméndamente guapo y atractivo que es o de lo buenísimo que está. Y esa voz que tiene... Si es que no se como puedes no derretirte cuando está contigo. Cada vez que ha hablado conmigo me he comportado como una tonta... ¡me quedaba embobada mirándole! No era capaz de prestar atención a lo que me decía...- Sarah se estaba derritiendo casi literalmente mientras hablaba de Christian.- ¿De verdad no te resulta atractivo?
- Pues, si pero... no se, no le conozco desde hace mucho. Si es cierto que es muy guapo, todo un sex symbol, pero...no se, ante todo es una persona que se está portando muy bien conmigo.
- ¿Nunca has pensado que puede que le gustes?
- ¡Sarah! No seas tonta, ¿cómo voy a gustarle? Es un hombre rico, guapo, tiene un cuerpo de infarto, y como tu bien dices, tiene una voz... dulce, varonil... Puede tener a la mujer que quiera.
- ¡Lo sabía! ¡Tú también piensas en él de esa forma! ¡Te has estado reprimiendo!
- Sarah, ¿quién podría resistirse a los encantos de Christian Bale? Pero he intentado olvidarme de eso cuando he estado con él, he intentado verlo como otra persona, más allá de lo físico.

Sam tenía que reconocer que cuando estaba con Christian cada fibra de su cuerpo vibraba. Cuando recordaba una caricia suya un escalofrío recorría su espalda. Le costaba horrores concentrarse cuando estaba con él, y se sentía mal por ello. No quería verle como un objeto. Pero qué difícil era olvidarse de lo sumamente atractivo que era...

Sam abrió los ojos. Se había quedado dormida en el sofá. Habían comido mucho en el almuerzo. Se había sentado a ver la televisión un rato y sin darse cuenta se había quedado dormida. Miró a su alrededor. Vio una nota en la mesa:
He ido a comprar comida y algunas cosas que nos hacían falta. Volveré tarde. Quizás cuando llegue ya te hayas ido a cenar con Christian. Espero que lo paséis bien. Sarah.

Sam miró el reloj de cuco que había encima de la televisión. ¡No podía ser! ¿Tanto tiempo había estado durmiendo? Christian llegaría en cualquier momento y ella aún no se había duchado ni se había vestido. Sam corrió escaleras arriba y entró rápidamente en el baño. Abrió la llave del agua mientras se desnudaba y se metió en la ducha. Dejó que el agua fría corriera por su cuerpo, despejádola y estimulando cada nervio de su cuerpo. Se lavó el cabello impregnándolo de un delicioso olor a rosas.
Estaba secándose cuando alguien llamó a la puerta. <<Mierda>> pensó Sam. Terminó de escurrir el agua que goteaba de su cabello, se enrolló en una toalla y bajó a abrir la puerta. Christian esperaba apoyado en el marco de la puerta.
- Hola Christian- saludó Sam al abrir la puerta. Notó como sus mejillas palpitaban tomando un color rojizo. - Pasa, lo siento mucho, me quedé dormida, y me desperté hace poco. Acabo de salir de la ducha.
- Jaja- rió Christian- No te preocupes mujer, tenemos todo el tiempo del mundo.- Christian se acercó a Sam para darle un beso en la mejilla a modo de saludo. Se detuvo a la altura de su oreja y aspiró el aroma de la chica. - Mmm que bien hueles, Sam.- La chica se ruborizó aún más si era posible.- Me encanta.
- Vaya... gracias, Christian- Sam no sabía que decir. Estaba en la entrada de la casa, con probablemente el hombre más atractivo del mundo, y ¡prácticamente desnuda!- Bueno... yo... voy a vestirme. Enseguida bajo.
- No tengas prisa, yo te espero aquí.- Christian sonrió dulcemente a Sam.

Sam subió a su habitación y se buscó su vestido. Era un vestido fino de raso, de color rojo. Tenía un escote bonito, no exagerado pero sexy. Dejaba ver la mitad de sus muslos. Se secó el pelo y lo recogió con unas bonitas horquillas con perlas que hacían ver en su cabello salpicado con preciosas bolitas brillantes. Se maquilló con todos suaves. Cogió un bolso a conjunto con el vestido y se puso unos bonitos tacones rojos.
Bajo las escaleras con cuidado de no caerse. Christian la estaba esperando abajo, con una amplia sonrisa. Llevaba un traje negro, con una camisa y una corbata negras también. Le daba un aire tan misterioso, tan atractivo...
- Estás preciosa, Sam- admiró Christian al ver a la chica bajando- Pareces un ángel.
Sam volvió a ruborizarse. Por qué demonios tenía que ser tan atento...



Nota de la Autora: Chicas, siento haber estado tanto tiempo sin escribir. Terminé los exámenes, pero me rompí el pulgar de la mano izquierda esta semana, por lo que tardo el doble en escribir. Espero que os guste este capítulo y muchísimas gracias por vuestros comentarios. ¡Besos a todas!


Última edición por Karenciita el Miér Mayo 04, 2011 12:33 am, editado 1 vez
avatar
Karenciita
Bale_fan
Bale_fan

Cantidad de envíos : 22
Fecha de inscripción : 28/02/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Vacaciones en Gales

Mensaje  Maddie el Dom Mar 20, 2011 8:37 pm

Qué mala fortuna, Karen, espero que recuperes muy pronto la movilidad del dedo, cuídate

Acabo de leer el capítulo, se está poniendo muy interesante la verdad es que en una cena con semejante acompañante no creo que fuera capaz de beber ni agua, a ver cómo le va a Sam... Christian enfundado en ese traje negro al estilo de los que lucía en los Golden Globe y en los Oscars... uffff... irresistible!!!

avatar
Maddie
Psycho_fan
Psycho_fan

Signo chino : Búfalo
Cantidad de envíos : 152
Fecha de inscripción : 18/01/2011
Edad : 45
Localización : Barcelona, España

Volver arriba Ir abajo

Re: Vacaciones en Gales

Mensaje  Karenciita el Lun Mar 21, 2011 4:58 pm

Y que lo digas... que bien le sienta el negro th_emo1
avatar
Karenciita
Bale_fan
Bale_fan

Cantidad de envíos : 22
Fecha de inscripción : 28/02/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Vacaciones en Gales

Mensaje  eva el Mar Mar 22, 2011 8:43 pm

Siento no haber contestado antes, tocan días de jaqueca. Espero que tu dedo vaya mejorando y en pocos días esté totalmente como antes, Karen.
Es que, ¿cómo no olvidarse de todo y quedarse embibada mirando a Christian? Lo que me hace gracia, es todo lo que puede salir de una maleta en una historia. ¡Llevamos de todo! Si hay que montar, se lleva hasta el casquete, que hay que escalar, las cuerdas, ..., que hay que ir a cenar, el mejor vestido, el bolso y los zapatos a juego. th_risa123 th_risa123 En fin, nena, esperamos el siguiente capi con ganas.

_________________
[/img]
avatar
eva
Admin
Admin

Signo chino : Caballo
Cantidad de envíos : 2764
Fecha de inscripción : 11/12/2008
Edad : 51
Localización : Madrid (España)

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 5

Mensaje  Karenciita el Mar Mar 29, 2011 6:17 pm

Christian miraba a Sam a pesar de estar conduciendo. Sam le miraba de reojo, algo nerviosa. Christian esta increíblemente atractivo. Con aquel traje negro, le daba un aire tan misterioso...Y esa sonrisa que tenía, esos ojos verdes, ese cabello algo alborotado... Cualquier mujer mataría por estar en su situación. En un coche con Christian Bale, camino de un restaurante. ¿Era un sueño?
- Christian... si sigues mirándome chocaremos con algo- dijo Sam con las mejillas encendidas. Era cierto. Christian no dejaba de mirar a Sam mientras conducía. La alagaba y la ponía nerviosa a la vez. Ya tenía suficiente con mantener la calma cuando lo tenía cerca... a Sam le temblaba todo.
-Si... lo siento.- contestó Christian algo avergonzado.-Es que... estás preciosa Sam. Me cuesta no mirarte... como si tuvieras un imán. - Las mejillas de Sam se encendieron más aún si era posible. - Que suerte tuve al atropellarte.
- ¿Suerte? ¿Por qué?- Sam estaba totalmente ruborizada.
- Gracias a ese fatídico incidente conocí a una española preciosa y con mucho talento.- Christian sonrió y miró por unos segundos a Sam, antes de volver a fijar su vista en la carretera.
- Christian... ¿por qué dices eso? Soy una chica corriente. No tengo nada especial. Aún no entiendo por qué me está pasando esto.
- No eres una chica corriente, lo se. Y estás aquí porque el destino siempre pone las cosas en su sitio, y da oportunidades a la gente con talento aún sin haber buscado esas oportunidades. ¿Sabes? Nunca he creído en que hubiera un destino, siempre he pensado que nuestro destino lo escribimos nosotros. Pero... después de conocerte creo que me lo he replanteado. Aunque nosotros escribamos nuestro propio destino creo que hay cosas que no pasan por casualidad, y el hecho de que me topara contigo ha sido una de esas cosas.
- Vaya, Christian. Si te digo la verdad tengo miedo.- admitió la chica.
- ¿Miedo por qué? ¿¡De mí!?- preguntó Christian preocupado.
- No, no- se apresuró a decir Sam.- Tengo miedo de que esto no salga bien. De no encajar en ese mundo del cine. De no ser buena. De que esto sea solo un sueño. De decepcionarte...- Christian rió con ganas.
- ¿Decepcionarme? Jaja- el actor sonrió a la chica- Créeme, incluso si resultaras la peor cineasta de la historia estaría satisfecho haberte conocido y de haberte ayudado.

Christian disminuyó la velocidad del flamante Mercedes-Benz. El coche se detuvo justo en la puerta de un lujoso hotel de prestigio. Un joven vestido con uniforme abrió la puerta del coche para que Sam pudiera salir. Christian salió del auto y el chico le preguntó si quería que le aparcara el vehículo. Christian acostumbrado a esto le sonrió y le lanzó las llaves del coche mientras le decía <<Ahí tienes, chico>>. El chico cogió las llaves al vuelo y entró en el coche. Un señor también vestido de uniforme les abrió la gran puerta para entrar al hotel. En la planta baja estaba la recepción y un enorme restaurante. Sam estaba maravillada con tanto lujo. ¿Por qué la llevaba Christian a un lugar como aquel? Ella no estaba acostumbrada a esos lujos. Él pasó uno de sus brazos por encima de los hombros de la chica. Un hombre mayor vestido de "maese" informó a Christian , con un marcado acento francés, de que su mesa estaba preparada. Aquel hombre, educadamente les pidió que le siguiera y les llevó a una zona más reservada del resto del restaurante. Les deseó una buena velada y se marchó dejándoles la carta.
-¿Qué? ¿Te gusta?- preguntó Christian al ver la cara de admiración de Sam.
- ¿Que si me gusta? Christian, esto es maravilloso, todo es precioso.- Sam nunca había estado en un lugar así- Pero... ¿por qué? Podíamos haber ido a cualquier sitio, podíamos habernos quedado en casa... Esto debe ser carísimo.
- Sam, el dinero no es problema, ni lo será nunca- Christian sonrió con ternura a la chica- Te traje aquí por algo. Tengo algo que proponerte- Sam se puso nerviosa. ¿Qué tenía que proponerle? Christian notó el nerviosismo de la chica y puso su mano sobre la de la chica- Estuve hablando con McG. ¿Sabes quién es?- Sam asintió- Bueno pues estamos preparándonos para el rodaje de una nueva película de Terminator, puede que ya lo sepas. Pues le hablé de ti, Sam. Me propuso algo muy interesante. A McG. le gustaría que estuvieras con él durante el rodaje de la película y que de ese modo fueras viendo como es el trabajo de un director. ¿Qué te parece?

Sam tenía los ojos abiertos como platos. ¿Aquello era real? ¿De verdad le estaba pasando a ella? No era posible que un famoso director de cine quisiera enseñarle a ella los entresijos de este mundo tan fantástico y maravilloso. Aún no podía creer que aquello le estuviera pasando a ella. ella, que siempre había sido una chica corriente, imaginativa y soñadora... Pero nunca, ni en sus sueños más idílicos había pensado en que algo así pudiera pasarle a ella. Estaba tan perpleja que no pudo emitir un solo sonido.
- ¿No dices nada?-preguntó Christian extrañado. En ese momento Sam reaccionó, saliendo de su estado de absoluto asombro, y contestó.
- Lo siento... es solo que... ¿lo dices en serio?- preguntó la chica incrédula.
- ¡Claro, mujer! ¿Por qué iba yo a mentirte?- rió Christian. Sam aún se encontraba en estado de shock. No podía creérselo. Christian sonreía con ternura. Le alegraba verla tan ilusionada.
- ¡Es que no puedo creerlo! ¿De verdad va a enseñarme?- Sam reía nerviosa y emocionada- Christian, ¡gracias! ¡Muchísimas gracias, Christian!
- Jaja- rió Christian- Me alegra verte tan contenta. En serio, me alegra poder ayudarte.
- Eres un ángel- Sam acarició la mano de Christian agradecida.
- Tonterías- respondió Christian. Un camarero llegó con dos platos que tenían una pinta exquisita. El actor dio las gracias al camarero mientras este descorchaba una botella de vino y la ponía sobre la mesa.
- Christian, ¿sabes?- dijo la chica mientras daba un sorbo a su copa de vino- Nunca imaginé que fueras así. Quiero decir, ves a las estrellas de cine como personas superficiales y lejana pero cuando conoces a alguien de ese mundo... No se, nunca imaginé que pudieras ser tan atento, tan cercano, tan... humano. Creo que nos presentan a las estrellas de Hollywood como dioses. No imaginas que puedan ser personas corrientes.
- Jaja. Claro que sí, Sam. Somos personas corrientes. La fama tiene cosas buenas y cosas malas. Como todo.- Christian se quedó mirando a la joven, que daba vueltas con su dedo índice al borde de la copa de vino.- ¿Puedo hacerte una pregunta?
- Claro, pregunta lo que quieras.
- ¿Hay alguien?
- ¿Cómo que "alguien"?
- Alguien, ya sabes... alguien especial, algún novio... Porque si lo hay deberíamos saber qué opina sobre que te vengas conmigo a Nuevo México durante bastante tiempo
- Jaja. No, Christian, no hay nadie.- Sam era libre. Libre de ir a donde quisiera, con quien quisiera y cuando quisiera. En ese momento se alegró más que nunca de haber rechazado a Danny. Danny era un chico fantástico, eran amigos desde el instituto y estaba locamente enamorado de ella. Ella lo quería con todo su corazón, pero cuando el le pidió que se casara con él ella le rechazó. Danny quedó con el corazón destrozado, aunque le prometió que la esperaría el tiempo que hiciera falta. Sam se había marchado al Reino Unido en parte porque necesitaba pensar acerca de aquello y aclarar sus ideas. Pero en aquel momento tuvo algo claro. No se casaría con Danny. Ella quería vivir aventuras, quería otro tipo de vida, y él no podía ofrecérsela.
- Me alegro, porque tengo algo más que decirte. Salimos la semana que viene a Nuevo México para comenzar el rodaje. Supongo que tendrás que hablar con tu amiga Sarah.
- ¿En serio? Wow... una semana. Es poco tiempo. Caramba, ¿vamos a Nuevo México?
- Sí, ya tengo los billetes- Christian sacó un sobre de su chaqueta y se lo entregó a la joven.
- ¿Lo tenías todo preparado? ¿Y si te hubiera dicho que no?
- Confiaba en que me dijeras que venías conmigo, tesoro.- Christian guiñó uno ojo a Sam y la chica creyó que se desmayaba.

Nota de la Autora: Y aquí tenéis el siguiente capítulo. Espero que lo hayáis disfrutado. Mi dedo ya está curado. Smile Muchas gracias a todas por seguir mi historia y por comentar. Me animan mucho vuestros comentarios. Besos a todas.
Karen
avatar
Karenciita
Bale_fan
Bale_fan

Cantidad de envíos : 22
Fecha de inscripción : 28/02/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Vacaciones en Gales

Mensaje  eva el Miér Mar 30, 2011 8:08 pm

Karen, qué bueno que tu dedito está bien del todo.
Interesante, nada menos que al lado de McG, ¡¡¡vas a estar en medio del "fuckmoment"!!!
Y es que cuando Christian guiña el ojo, los chones se caen. gira_rana1 gira_rana1

_________________
[/img]
avatar
eva
Admin
Admin

Signo chino : Caballo
Cantidad de envíos : 2764
Fecha de inscripción : 11/12/2008
Edad : 51
Localización : Madrid (España)

Volver arriba Ir abajo

Re: Vacaciones en Gales

Mensaje  Maddie el Miér Mar 30, 2011 10:18 pm

Me alegra que tu dedo ya esté curado, Karen cheers
En cuanto al capítulo que nos ocupa, si Sam acude a ese plató de Terminator seguro que aprenderá muchas cosas interesantes del creativo oficio de director de cine (¿aparecerá el berrinche de Christian contra el director de fotografía, como comenta Eva? puede ser buenísimo...). Estamos deseando saber qué pasa a continuación study
avatar
Maddie
Psycho_fan
Psycho_fan

Signo chino : Búfalo
Cantidad de envíos : 152
Fecha de inscripción : 18/01/2011
Edad : 45
Localización : Barcelona, España

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 6

Mensaje  Karenciita el Lun Abr 11, 2011 1:00 am

Sam estaba entusiasmada. Había llamado a su madre para contarle todo lo que había ocurrido y explicarle por qué no volvería a España en bastante tiempo. Sarah por su parte estaba histérica. No podía creer que aquello le estuviese pasando a su amiga de verdad. Era simplemente demasiado bueno para ser cierto. ¿Cómo era posible tener tanta suerte? Sam se va a un pueblo perdido de Gales y es atropellada por un famoso que además se porta súper bien con ella. ¡Y lo más increíble no era eso, sino que además, quería que Sam pudiera cumplir su sueño! Aquello parecía una película hollywoodiense.
Sarah Había ayudado a su amiga o hacer la maleta. Le había dado un millón de besos y abrazos. Le había deseado lo mejor, porque aunque la envidiaba, era su mejor amiga y la quería más que a nada.
- No olvides llamarme, escribirme, mandarme fotos… Ais, Sam ¡cuánto te voy a echar de menos, amiga. Va a ser muy duro no tenerte cerca ¿eh? Pero sé que cumplirás tu sueño, que todo el mundo podrá ver que eres una estrella y que tienes muchísimo talento, Sam.- Sarah abrazó a su amiga y las lágrimas asomaron en sus ojos.- Prométeme que aunque triunfes, y aunque seas una estrella no te olvidarás de mí, y que seguirás siendo quién eres en todo momento.
- ¡Sarah! Cariño, no pienso cambiar. Tú eres y siempre serás mi mejor amiga. Nada ni nadie cambiará eso, ¿vale? ¿Cómo podría yo olvidarme de ti? –Sam animó a Sarah- Te llamaré en cuanto llegue, te mandaré fotos, te escribiré y te llamaré todos los días. Te prometo que no te librarás de mí tan fácilmente.
- Te quiero mucho Sam…- Sarah abrazó a su amiga. – Venga cariño, vamos a terminar de coger tus cosas. Christian llegará en cualquier momento para llevarte al aeropuerto. ¡Qué afortunada eres, amiga! Más le vale a ese Christian Bale tratarte como te mereces… No quiero tener que ir a Nuevo México a ponerle los puntos sobre las íes.

Las chicas rieron. La verdad es que todo aquello parecía totalmente surrealista, y sin embargo allí estaban, siendo víctimas de los juegos del destino. Sam terminó de arreglarse y de recoger sus cosas. Dejó un mensaje a su madre diciéndole que la llamaría cuando llegaran a Nuevo México. Alguien llamó a la puerta. Sarah fue a abrir.
- ¡Sam! ¡Es Christian, baja ya!- fritó Sarah a su amiga. Sam bajó con su mochila al hombro. Su rostro brillaba de emoción. Se acercó contenta a Christian y le dio un beso en la mejilla.
-¿Estás lista? –preguntó Christian a la chica. Sam asintió con una sonrisa- Genial, tenemos un avión esperando en el aeropuerto. Te ayudo con las maletas. –Christian cogió las maletas de Sam y las metió en el maletero del flamante Mercedes-Benz.
- Cuídala mucho, Christian- le pidió Sarah algo apenada por tener que despedirse de su amiga.
- Descuida Sarah, Sam es ahora mi protegida-rió- Voy a encargarme de que tenga todo lo que necesita. Voy a convertirla en una estrella.- Christian abrazó a Sarah- No te preocupes, todo va a salir bien. Cuando quieras podrás visitar a tu amiga.- Sarah no sabía si reír o llorar- ¡Christian Bale la estaba abrazando!

Después de una larga despedida, Sam y Christian estaban de camino al aeropuerto. Sam estaba muy nerviosa. Aún le parecía mentira que esto le estuviera ocurriendo a ella. Su aventura acababa de comenzar. Llegaron al aeropuerto, donde les esperaba un pequeño avión privado que los llevaría directamente a Nuevo México. Christian sacó las maletas de Sam del maletero del coche y se las entregó a unos señores que estaban poniendo el avión a punto para el viaje. La guardaron en la bodega. Entregaron sus billetes y subieron al avión. Por dentro era bastante acogedor, parecía más una habitación que el interior de un avión. Era todo lujo. Sam se sentó en uno de los cómodos asientos. Christian se sentó a su lado. El avión comenzó a moverse. La velocidad aumentaba… aumentaba, hasta que las ruedas del avión se elevaron y se alejaron del suelo
<<Ahí vamos >> pensó Sam cuando aquel amasijo de chatarra comenzó a volar. Después de esto un insoportable cansancio se apoderó de ella. Sin darse cuenta perdió el conocimiento, sumiéndose en un profundo sueño.

Sam abrió los ojos. No sabía cuánto tiempo había estado durmiendo. Tenía un leve dolor de cabeza. Miró a su alrededor, se encontraba aún en aquel avión de lujo, Su cabeza estaba apoyada sobre el hombro de Christian. Este tenía un brazo apoyado sobre el hombro de la chica. Estaba dormido, apoyado sobre la ventanilla. Tenía el pelo alborotado. Parecía un niño pequeño durmiendo. Con cuidado para no despertarle Sam se movió. Se dirigió al baño y allí se lavó la cara… Tenía los músculos entumecidos de haber estado tanto tiempo en la misma posición. Volvió a su asiento y se sentó. Christian abrió lentamente los ojos. Bostezó. Miró a Sam y sonrió.
- ¿Cómo estás?- preguntó Christian.
- Bien, algo nerviosa. ¿Cuánto tiempo llevamos dormidos?- preguntó Sam. Christian miró el reloj. Era de noche.
- Vaya… Pues yo diría que llevamos al menos diez horas durmiendo….
- ¿En serio? ¿Cuánto queda para llegar?-preguntó nerviosa la chica.
-Pues supongo que estaremos a punto de aterriza, este avión es supersónico así que supongo que llegaremos en muy poco tiempo. –aclaró Christian.
-¿Supersónico? Pero si esos aviones dejaron de fabricarse.
- No, que va. Las compañías aéreas dejaron de utilizarlos cuando uno se estrelló. Pero se siguen fabricando para uso privado. Necesitábamos algo rápido y este estaba disponible.
-¿Nos esperan esta noche?- preguntó la chica extrañada. No esperaba que fueran a llegar tan pronto. Se puso nerviosa, sentía una extraña sensación en el estómago.
- Claro, mañana por la mañana comenzamos el rodaje. El avión nos dejará en el mismo set de rodaje. Es una base militar en medio del desierto en Nuevo México. Dormiremos allí con todo el equipo. Ya está todo preparado.-explicó Christian- ¿Qué te parece?
-Genial.-respondió Sam algo nerviosa. La voz del capitán les informó de que estaban a punto de aterrizar.-estoy nerviosa, Christian.
- No te preocupes, Sam. Todo saldrá bien. Ya verás, todos son geniales. Vas a caerles de maravilla.- Christian animó a la chica- Venga, relájate.

El avión aterrizó sin ningún problema en la pista de aterrizaje de la base militar. Aquello estaba en medio de la nada, en el desierto de Nuevo México. Cuando las ruedas del avión se detuvieron por completo la puerta de desembarco del avión se abrió. Un chico uniformado se encontraba al otro lado de la puerta. Le dio la bienvenida y le ofreció la mano a Sam para ayudarla bajar las escaleras. Con una sonrisa en los labios había un hombre en medio de la pista que los esperaba.
-Bienvenidos- saludó el hombre. Era rubio, pelo corto, ojos de un azul precioso. Sonreía sin parar.
- McG., amigo, me alegro de verte- Christian abrazó al director.- ¿Qué tal todo?
- Muy bien, Christian, está todo preparado. Mañana comenzamos a trabajar. ¿Estás preparado?
- Como siempre- Christian sonrió con una de esas sonrisas que enamoran a cualquiera.
- Bueno, bueno, bueno… Así que esta chica tan guapa es la famosa Sam- McG. miró a la chica con una media sonrisa- Espero que tenga tanto talento como belleza. – Sam se ruborizó.
- Créeme McG., tiene mucho talento además de ser guapa- Christian, cómplice, guiñó un ojo a Sam, intentando que esta se relajara un poco.

Nota de la Autora: Siento haber tardado tanto en publicar el nuevo capítulo, pero ando liada con exámenes y demás, pero no os preocupéis, los nuevos capítulos llegarán. Con respecto al fuckmoment... será buenísimo xDD Ya veréis lo que tengo pensado. Un beso a todas.
avatar
Karenciita
Bale_fan
Bale_fan

Cantidad de envíos : 22
Fecha de inscripción : 28/02/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Vacaciones en Gales

Mensaje  Maddie el Lun Abr 11, 2011 7:13 pm

Guay, Karen, estamos deseando leerlo (cómo nos mola la polémica jajaja)... la historia sigue muy interesante, no tardes en continuarla
avatar
Maddie
Psycho_fan
Psycho_fan

Signo chino : Búfalo
Cantidad de envíos : 152
Fecha de inscripción : 18/01/2011
Edad : 45
Localización : Barcelona, España

Volver arriba Ir abajo

Re: Vacaciones en Gales

Mensaje  eva el Miér Abr 13, 2011 1:04 pm

AHHHHHHHH, ya me lo imagino.......Todos sujetando a Christian para que no se coma al inepto Hubbert. cheers cheers cheers cheers
Bien Karen, esperamos ávidas el siguiente capitulo....

_________________
[/img]
avatar
eva
Admin
Admin

Signo chino : Caballo
Cantidad de envíos : 2764
Fecha de inscripción : 11/12/2008
Edad : 51
Localización : Madrid (España)

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 7

Mensaje  Karenciita el Mar Abr 19, 2011 7:53 pm

Sam abrió los ojos. Se encontraba en un lugar extraño, entonces lo recordó todo. No había sido un sueño. Estaba en Nuevo México, en el set de rodaje de Terminator Salvation, con Christian Bale y con McG. Aquello parecía un sueño. Se incorporó lentamente y fue al baño. Se miró al espejo, tenía el pelo enmarañado. Se lo cepilló con cuidado y se lavó la cara. Sam no podía parar de sonreír. Ni en sus mejores sueños podría haber imaginado aquello. Cuando llegaron McG. le enseñó cuál sería su habitación y la ayudó a acomodarse. Era un hombre encantador. Le había dicho que estaba disponible para lo que le hiciera falta. Sam se sentía agradecida con tanta amabilidad.
Alguien llamó a la puerta de su habitación. Sam se miró al espejo por última vez. Al menos ya no asustaba. Con pasos decididos se dirigió a la puerta para ver quién llamaba. Cuando abrió se encontró a hombre que le sonreía. Alto, rubio, ojos azules…
- Hola, McG.- Sam sonrió al que durante bastante tiempo sería su mentor.
- Buenos días, Sam- el hombre miró a Sam. Llevaba únicamente una larga camiseta que supuso que utilizaría de pijama y que dejaba ver sus largas piernas. Estaba descalza. Seguramente acababa de levantarse. Sam se dio cuenta de cómo estaba y sus mejillas se tiñeron de un intenso color rojizo. ¿Estaba delante del director con aquellas pintas? ¡Mierda! Siempre tenía que meter la pata.
- Veo que acabas de levantarte. No pasa nada, venía a decirte que en dos horas empezamos a rodar. Supongo que querrás ducharte antes y desayunar. Por eso te aviso con tiempo. – McG. sonrió a la chica.
- Vale… muchas gracias.- Sam se había puesto nerviosa- Oye, y… perdona por las pintas- se disculpó- Ni siquiera había pensado en cómo estaba cuando abrí la puerta.
- Jaja, no te preocupes mujer. –McG. quitó importancia al asunto. – Créeme, por mi no hay ningún problema. Bueno, Sam, te veo luego.
- Claro. Oye, gracias por esto- Sam se sentía realmente agradecida.
- ¿Por qué?
- Por querer enseñarme, por ayudarme.
- Un placer, cariño. Estoy dispuesto a ayudar a todo el que tenga talento y realmente quiera aprender- McG. guiñó un ojo a Sam- Lo dicho, nos vemos en un rato. Espero que lleves esa cabecita bien despejada y muchas ganas de aprender.
- Descuida. – Sam se despidió del director y cerró la puerta.
Respiró algo más relajada. Tenía que acostumbrarse a aquello. A ver a gente muy famosa sin que pareciera que el corazón iba a estallarle. Tenía que acostumbrarse a vivir ese sueño sin que le pareciese que lo era. Tenía que aprender a actuar con toda la naturalidad del mundo. Se desvistió. Cogió algo de ropa de su maleta y fue directa al baño. Se metió en la ducha y dejó que el agua helada corriera por su cuerpo. Hacía un calor insoportable de día y por la noche el ambiente se volvía gélido. Cogió una suave toalla blanca y se enfundó en ella, secando todas las gotitas que había esparcidas por su piel. Con el pelo aún húmedo salió del baño cubierta con la toalla. De repente la puerta de la habitación se abrió. Sam asustada sujetó la toalla a su cuerpo. Christian encajó la puerta avergonzado.
- ¡Dios mío, Sam!- se disculpó- Lo siento muchísimo, no sabía que estabas saliendo de la ducha. Tenía que haber llamado.
- ¡Qué susto me has dado, Christian!- Sam respiró- No te preocupes, no pasa nada, no es la primera vez que me ves así... Solo que no esperaba que nadie fuera a entrar- Christian miró a Sam. Estaba solo estaba cubierta por la esponjosa toalla. La toalla dejaba ver sus bonitas piernas. Christian se quedó mirando a Sam, embelesado con el cuerpo de la joven- ¿Qué miras?- preguntó Sam.
- Eh… nada. Solo estaba pensando que te gustaría desayunar antes de empezar. – contestó Christian.
- Claro. Pero, espera a que me vista, ¿vale?- Sam sonrió a Christian- Ahora vamos a desayunar juntos.
- Vale. Te espero aquí.

Sam cogió unos pantalones cortos y una camiseta ajustada y entró en el baño. Se puso la ropa, se peinó el cabello aún mojado y se maquilló levemente. Cuando salió Christian la esperaba sentado al borde de la cama. Sam le sonrió y se acercó a la cama.
- Ya estoy lista, ¿vamos?- la chica cogió al actor de la mano y tiró de él.
- Claro- respondió Christian poniéndose de pie y dirigiéndose a la puerta- Te presentaré al resto del equipo, estarán encantados de conocerte, ya verás, te caerán genial.
Christian salió de la habitación, y Sam lo siguió. Caminaron por el set. Allí cada uno iba a suyo, pendientes de su trabajo, sin mirar lo que hacían los demás. El set era espectacular, una base militar americana en medio del desierto. Todos parecía muy profesionales, y Sam temía no estar a la altura. Caminaron hasta llegar hasta una gran sala en la que había muchas mesas. Todo era impresionante. Estaban en el salón comedor, donde comía todo el equipo. Desde una de las mesas del fondo un chico levantó la mano saludando a Christian. Había un grupo de unas seis personas desayunando allí. Christian alzó el brazo saludándole. Se dirigió hacia la mesa del fondo con esas grandes zancadas que le caracterizaban. Sam trató de seguirlo.
- ¡Hey Christian! Hacía tiempo que no te veíamos- el chico estrechó la mano a Christian. Era un chico joven, de unos veintidós o veintitrés años. No era especialmente guapo, pero tenía una sonrisa dulce- ¿Cómo te ha ido?
- Muy bien, Anton, - Christian estrechó la mano al chico.- Estuve en Gales una temporada. Ya sabes… con mi familia.
- Me alegro, Chris. – Anton miró a Sam con curiosidad.- ¿Y quién es esa belleza, Chris? ¿Es amiga tuya?
- Ni caso, cariño, el pobre cree que a todas nos resulta irresistibles.- dijo a Sam amablemente una chica morena que se sentaba al final de la mesa. – Déjala tranquila, Anton. – Christian rió.
-Como si no fuera verdad…-protestó Anton.
- Esta Samanta Monroy- Christian puso una de sus grandes manos sobre el hombro de Sam, rodeándola con su brazo.
- Hola- saludó Sam.
- Yo soy Moon- la chica morena sonrió a Sam y extendió el brazo para estrechar la mano a Sam.- Y estos son Anton, Bryce, Sam y Common.
- Un placer, chicos.- Sam sonrió con su mejor sonrisa a los que durante bastante tiempo serían sus compañeros.
- ¡Sam! – llamó la voz de McG. desde detrás del grupo.
- ¿Si? - Contestaron Sam y Samuel Worthington a dúo. Bruce abrió los ojos como platos.
- No puedo creerlo… ¿Los dos sois “Sam”?- Bryce soltó una carcajada. Sam miró al actor y él la miró a ella. Sonrieron al mirarse. – Genial, tendremos que cambiaros el nombre…
- Me gusta mi nombre- protestó Sam.
- Y a mí el mío. – contestó Worthington. Bryce lo miró. – Oh… está bien. Renunciaré a mi nombre… Que conste que estás en deuda conmigo, Sam.- todos rieron.
- Empezamos en veinte minutos- recordó McG.- Samanta, en cuanto puedas ven al lugar de la escena. Quiero explicarte algo antes de empezar.
- No te preocupes, McG. Yo la llevo.-se ofreció Moon. Korinna Moon Bloodgood era una mujer alta, muy guapa. Tenía los ojos grandes y rasgados, de color pardo oscuro, nariz chata, pómulos marcados y labios carnosos. Tenía la piel dorada, a juego con su cabello castaño. Toda una diosa. Tenía una sonrisa muy bonita. Parecía una chica simpática. Bryce Dallas Howard no era tan alta. Era menudita, ojos celestes, cabello rojizo, tez clara. Parecía una muñeca. Era una chica preciosa. Common era un hombre negro, alto, corpulento, labios gruesos, ojos pequeños. A pesar de lo imponente de su físico era una persona que transmitía simpatía, a pesar de que Sam no había cruzado aún una sola palabra con él. Y Samuel Worthington era simplemente guapísimo. Parecía un ángel caído del cielo, o salido del infierno. Tenía unos ojos azules que hipnotizaban, una sonrisa que hechizaba y un cuerpo que invitaba a caer en la tentación. Y aún por encima parecía simpático. Sam no sabía dónde meterse. Iba a pasar bastante tiempo con dos de los hombres más sexys del planeta: Christian Bale y Sam Worthington.

Cuando terminaron de desayunar Moon acompañó Sam. Era una chica muy simpática y amable.
- Bueno, Sam- Moon sonrió a Sam- ¿Qué te parece todo esto?
- Es increíble, Moon. Aún no me lo creo. Me parece mentira que esté aquí haciendo mi sueño realidad. Me parece demasiado bonito para ser cierto.
- Pues créelo, Sam, porque es real. Ya verás, los chicos del equipo son todos fantásticos. Lo pasarás genial y aprenderás mucho. Por cierto, ¿cómo os conocisteis Christian y tú?
- No te lo creerías… Me atropelló con su Mercedes en Gales.
- ¿En serio? Vaya… nunca pensé que Christian fuera un conductor temerario.- Moon rió.
- Jaja, no lo es. Yo estaba en medio de la carretera, era una carretera pequeña en medio del campo. No vi el coche. Y él tampoco me vio a mí. Estaba de vacaciones allí con una amiga. Cuando me atropelló me disloqué el hombro y supongo que de la contusión me desmallé. Él me llevó a un hospital y se quedó allí conmigo. El pobre se sentía muy culpable.
- Pobre Christian, ya me imagino cómo se sentiría. Siempre tan atento. Es un cielo de hombre.
- Lo es. Pasé unos días allí en el hospital y se quedó allí conmigo. Cuando me trajo de vuelta a la casa en la que estábamos mi amiga y yo me dejé una mochila en su coche. Dos semanas después se presentó en la casa para devolverme mi mochila y disculparse por haber leído una de mis historias.
- Oh, que mono. – Moon estaba realmente entusiasmada con la historia de Sam.
- Y bueno, me dijo que tenía mucho talento y que quería ayudarme. Estuvimos viéndonos un par de semanas y al final él me dijo que había hablado con McG. y me propuso venir con él al rodaje para que así pudiera aprender de McG.
- Cariño, que sepas que de todos los actores con los que podías haberte topado, te has topado con el mejor. Nadie habría sido tan atento contigo como lo fue él. Christian es un encanto, de verdad. Aprovecha la oportunidad que te ha dado. – Moon guiñó un ojo a Sam.

Nota de la Autora: Espero que os haya gustado este capítulo. La verdad es que estoy intentando imaginarme cómo pudo ser el rodaje de esa película y cómo serán realmente los actores y el ambiente. Espero no decepcionaros y que sigáis comentado. Vuestros comentarios y sugerencias me animan a seguir escribiendo. Muchísimos besitos chicas!!
avatar
Karenciita
Bale_fan
Bale_fan

Cantidad de envíos : 22
Fecha de inscripción : 28/02/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Vacaciones en Gales

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.